Asesoría externa a empresas, un servicio cada vez más extendido

Tienen, cada vez, mayor número de servicios, además de ser muy demandadas. La asesoría externa a empresas se ha convertido en un pilar fundamental de la organización, entidad que busca siempre experiencia y profesionalidad en las tareas que realicen estos profesionales. Las empresas, literalmente, dejan en manos de estos asesores el devenir de la compañía.

Pero ¿cuáles son los beneficios de contar con una asesoría externa? Te los contamos.

Asesoría para organizaciones: todos los beneficios

Son muchas las organizaciones que valoran el servicio que ofrecen los profesionales de una asesoría, externalizando diversas tareas. La contabilidad, los contratos de trabajo o la presentación de impuestos son, para la mayoría de compañías, un quebradero de cabeza. Es el primer gran motivo para externalizar. No obstante, existen muchos más que te explicamos a continuación.

1. Gran eficiencia e incremento de la productividad

No importa el tamaño. Los asesores siempre se adaptan a la actividad de la compañía o a las exigencias de los clientes. La eficiencia en la resolución no solo de conflictos, sino de cualquier problema o simplemente de los trámites del día a día, será total.

2. Reducir los costes y gastos de la organización

Es uno de los principales motivos por los que muchas compañías desean a una empresa experta y con asesoramiento, para que les lleve todas las cuentas y documentos. ¿Puede la empresa asumir cargos de administrativos, asesores o expertos en materia fiscal, laboral o jurídica? Si no es así, optar por la externalización es la mejor idea. Es más, no solo la empresa dejará de preocuparse por los plazos o trámites, sino por bajas laborales o vacaciones del personal contratado directamente.

3. Reducción de riesgos

Sí, los riesgos de que la empresa sufra una sanción administrativa por parte de la administración se reducirán a cero. Las organizaciones que no cuentan con un servicio externalizado de este tipo deben asumir diferentes riesgos, como por ejemplo cometer errores a la hora de presentar todo tipo de documentación o impuestos. Al dejar en manos de profesionales todas las tareas, lo lógico es que los asesores sepan lo que están haciendo. ¡Y claro que lo hacen bien!

Es más, los problemas que puedan surgir se resolverán de manera rápida. Por si fuera poco, los profesionales podrán advertir a la empresa de dónde se está fallando en la actividad o procesos de la misma.

También te va a interesar: la asesoría a un autónomo en diez claves.

4. Optimización de tiempo con profesionales asesores y externos

Los empresarios deben dejar atrás todo tipo de trámites, puesto que deben ocuparse de lo verdaderamente importante: su actividad. ¿Por qué debe presentarlos el jefe de la empresa ante Hacienda? ¿Debe el máximo responsable de la compañía estar pendiente de todo aquello que afecta a la actividad de su negocio? No. Con un servicio de asesores externo, además de estar informado de todas las novedades que afectan a la empresa, el empresario ganará la tranquilidad que merece.

5. Posibles contratos con proveedores u otras empresas

En algunos casos, una asesoría externa cuenta no solo con profesionales que te ayudarán con el día a día de la actividad de la organización, sino con contactos que pueden impulsar tu actividad, como proveedores o clientes a los que prestar servicios. Ello hará que tu empresa crezca de manera importante, incrementos los contactos y puedas asistir a las ferias o eventos que le interesen a tu compañía.

Como dueño de la empresa, si deseas los servicios de una asesoría externa, recuerda que no perderás el control de la misma. Simplemente, relegarás diferentes gestiones en manos de asesores expertos en los que se puede confiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *