Las deducciones en el impuesto de sociedades deben estar justificadas y contabilizadas, así como imputadas al ejercicio correspondiente. Esas deducciones deben tener correlación con la obtención de ingresos. A continuación, damos un repaso a todo lo que debes saber sobre ellas.

También te va a interesar: Asesoría externa a empresas, la mejor solución sin duda

Las claves del impuesto de sociedades

El impuesto de sociedades es un tributo que la ley define como de carácter personal. Esta determina que son las sociedades las que deben hacerse cargo de su liquidación, puesto que grava a las personas jurídicas. También es un impuesto directo. Esto implica que la renta que obtiene una sociedad en un periodo impositivo determinado es lo que se grava. Normalmente, dicho periodo es un año natural.

1. El I+D+i

Si tienes una empresa que va a llevar a cabo proyectos de innovación o de I+D+i, podrás deducirte las inversiones de inmovilizado que tengan relación con estos o los gastos relacionados.

2. Amortización de bienes

Las amortizaciones de bienes son reducciones que se hacen en el valor de los pasivos o de los activos. De este modo, pueden reflejar en el precio del mercado la contabilidad de la empresa, igual que otras reducciones de valor.

Por otro lado, el impuesto de sociedades puede verse disminuido a través de dos tipos de amortizaciones: la libre y la acelerada.

3. Las facturas

Las facturas vencidas más de seis meses tras el cierre del ejercicio son otro de los factores que debes tener en cuenta. Normalmente, el cierre se produce el 31 de diciembre. Pues bien, la normativa de este impuesto te permite hacer una provisión por un importe similar, siempre que disminuyas así la base imponible.

4. Pérdidas por deterioro de créditos

Las pérdidas por deterioro de créditos solo se pueden aplicar a empresas que tengan una dimensión más reducida. Podrás hacerlo con un límite sobre los deudores que existan del 1 %, y se tendrá en cuenta hasta que concluya el período impositivo.

5. Reservas de capitalización

Las reservas de capitalización hacen que puedas recortar la base imponible de tu empresa en un 10 % del importe que se destine a ello. Solo si la reserva se mantiene con fondos propios a lo largo de cinco ejercicios, y se constituye como no disponible, podrás realizar dicha reserva.

6. Reserva de nivelación

La reserva de nivelación permite que aplaces cinco años, como máximo, tu tributación. Se trata de una reducción de hasta el 10 % de tu base imponible positiva, sin que se supere el millón de euros. Un asesor te dirá que solo pueden aplicarla las empresas que tengan una dimensión reducida.

7. Gastos financieros y creación de empleo

En el primer caso, tienen un límite de deducción del 30 % de tu beneficio o del millón de euros. En el segundo, te permite deducirte 3000 euros por contratar a tu primer empleado, siempre y cuando sea mediante un contrato indefinido. Si tienes una plantilla de menos de 5 trabajadores, podrás deducir de la cuota íntegra un 50 %.

8. Sociedades civiles

Si tienen objeto mercantil y personalidad jurídica, están sujetas al impuesto de sociedades. Por ello, se permite disolverlas con la liquidación.

9. Gastos por atenciones a clientes y proveedores

Los gastos por atención a clientes y proveedores no podrán ser mayores del 1 % del importe neto de la cifra de negocio, en el caso de que quieras deducirlos.

Ya conoces las claves de la deducción en el impuesto de sociedades, solo nos queda decirte que es un tributo que tiene devengo periódico. En el devenir de este impuesto hay momentos del año en los que tendrás que ir liquidando con la Agencia Tributaria esta obligación de pago.

Tienen, cada vez, mayor número de servicios, además de ser muy demandadas. La asesoría externa a empresas se ha convertido en un pilar fundamental de la organización, entidad que busca siempre experiencia y profesionalidad en las tareas que realicen estos profesionales. Las empresas, literalmente, dejan en manos de estos asesores el devenir de la compañía.

Pero ¿cuáles son los beneficios de contar con una asesoría externa? Te los contamos.

Asesoría para organizaciones: todos los beneficios

Son muchas las organizaciones que valoran el servicio que ofrecen los profesionales de una asesoría, externalizando diversas tareas. La contabilidad, los contratos de trabajo o la presentación de impuestos son, para la mayoría de compañías, un quebradero de cabeza. Es el primer gran motivo para externalizar. No obstante, existen muchos más que te explicamos a continuación.

1. Gran eficiencia e incremento de la productividad

No importa el tamaño. Los asesores siempre se adaptan a la actividad de la compañía o a las exigencias de los clientes. La eficiencia en la resolución no solo de conflictos, sino de cualquier problema o simplemente de los trámites del día a día, será total.

2. Reducir los costes y gastos de la organización

Es uno de los principales motivos por los que muchas compañías desean a una empresa experta y con asesoramiento, para que les lleve todas las cuentas y documentos. ¿Puede la empresa asumir cargos de administrativos, asesores o expertos en materia fiscal, laboral o jurídica? Si no es así, optar por la externalización es la mejor idea. Es más, no solo la empresa dejará de preocuparse por los plazos o trámites, sino por bajas laborales o vacaciones del personal contratado directamente.

3. Reducción de riesgos

Sí, los riesgos de que la empresa sufra una sanción administrativa por parte de la administración se reducirán a cero. Las organizaciones que no cuentan con un servicio externalizado de este tipo deben asumir diferentes riesgos, como por ejemplo cometer errores a la hora de presentar todo tipo de documentación o impuestos. Al dejar en manos de profesionales todas las tareas, lo lógico es que los asesores sepan lo que están haciendo. ¡Y claro que lo hacen bien!

Es más, los problemas que puedan surgir se resolverán de manera rápida. Por si fuera poco, los profesionales podrán advertir a la empresa de dónde se está fallando en la actividad o procesos de la misma.

También te va a interesar: la asesoría a un autónomo en diez claves.

4. Optimización de tiempo con profesionales asesores y externos

Los empresarios deben dejar atrás todo tipo de trámites, puesto que deben ocuparse de lo verdaderamente importante: su actividad. ¿Por qué debe presentarlos el jefe de la empresa ante Hacienda? ¿Debe el máximo responsable de la compañía estar pendiente de todo aquello que afecta a la actividad de su negocio? No. Con un servicio de asesores externo, además de estar informado de todas las novedades que afectan a la empresa, el empresario ganará la tranquilidad que merece.

5. Posibles contratos con proveedores u otras empresas

En algunos casos, una asesoría externa cuenta no solo con profesionales que te ayudarán con el día a día de la actividad de la organización, sino con contactos que pueden impulsar tu actividad, como proveedores o clientes a los que prestar servicios. Ello hará que tu empresa crezca de manera importante, incrementos los contactos y puedas asistir a las ferias o eventos que le interesen a tu compañía.

Como dueño de la empresa, si deseas los servicios de una asesoría externa, recuerda que no perderás el control de la misma. Simplemente, relegarás diferentes gestiones en manos de asesores expertos en los que se puede confiar.

Asesoramiento a pymes, por qué es necesario

El asesoramiento a pymes por parte de asesorías especializadas es vital para miles de corporaciones, las cuales deben optimizar sus recursos, además de conocer las novedades en materia fiscal y laboral que se producen y que, por supuesto, afectan a las pequeñas y medianas empresas. ¿Cuáles son los principales motivos por los que una compañía debe recurrir a estos servicios? ¡Pasamos a explicártelos!

El asesoramiento a pequeñas y medianas empresas: ¿por qué es tan necesario?

El tiempo es oro. Si eres dueño de una empresa, seguro que lo sabes: no puedes perder el tiempo en presentar impuestos, estudiar las normativas o informarte de cualquier novedad que afecta a tu empresa (y que debes cumplir para estar tranquilo y evitar sanciones por parte de la Administración). Por este motivo, muchas pymes deciden recurrir a profesionales asesores. ¿Conoces realmente por qué es tan necesario?

1. Optimizas recursos

Muchas empresas piensan erróneamente que una asesoría es sinónimo de perder dinero. Y eso no es así. Los asesores profesionales te informarán de cómo puedes ahorrar dinero, tanto en el pago de los salarios como de los impuestos que vayas a presentar. Esto provoca un auténtico efecto dominó: con un buen asesoramiento, ahorrarás dinero, mucho más del que inviertes en contratar a una buena asesoría.

Además, cabe destacar que, para las empresas, los servicios de los asesores son deducibles. No hay excusa para no disfrutar del completo servicio que te prestan los asesores profesionales.

También te va a interesar: Por qué necesitamos asesoría laboral en nuestra empresa

2. Ganas tiempo

¿Qué es eso de estar preocupándote por la presentación de los impuestos? Los empresarios no deben ocuparse de realizar este tipo de trámites, ya que deben centrarse exclusivamente en su trabajo para potenciar la actividad de la pyme. La optimización del tiempo (como la de los recursos de la empresa), como puedes observar, es vital.

3. Evitas sanciones de la Administración

Estarás informado de todo lo que puede afectar o afecta a tu negocio. Olvida las largas jornadas leyendo las normativas, el BOE o cualquier documento en el que, con tecnicismos, se explican determinados conceptos que son difíciles de digerir. Los profesionales asesores te informarán de todas las novedades, por lo que evitarás sanciones de la Administración por incumplimientos. Nunca se debe poner a la empresa en riesgo ni dar por hecho que lo sabemos todo.

4. Asistencia sobre inspecciones, subvenciones y otros trámites

A todos los empresarios, alguna o varias veces en su actividad, les toca sufrir una inspección. En estos momentos, la asesoría especializada te informará de todo el procedimiento y los pasos a seguir. ¿Te imaginas qué puede ocurrir si la empresa no cuenta con un asesoramiento profesional? El negocio está en riesgo.

Asimismo, los asesores, al estar informados de toda la normativa, también conocen las subvenciones que la empresa puede disfrutar (especialmente en materia laboral, a la hora de contratar a trabajadores). Y no solo subvenciones; también serás informado sobre otro tipo de trámites de relevancia u oportunidades para la compañía.

5. Experiencia y conocimiento en diferentes ramas

Y estas ramas, sobre todo, son las siguientes: fiscal, laboral o mercantil. No obstante, las áreas de intervención abarcan a toda la actividad de la empresa: protección de datos, información jurídica, etc. La empresa estará completamente bien atendida e informada de todo lo que la afecta.

Si eres dueño de una pequeña o mediana empresa, sin dudarlo, debes contar con un servicio de asesoría a pymes, que te puede brindar una empresa especializada en diferentes áreas (fiscal, contable, laboral, etc.). De esta forma, podrás aprovecharte de grandes beneficios en el día a día de tu actividad.

Todos los años, las empresas se encuentran con novedades en el ámbito fiscal que han de conocer para el mejor desarrollo de su negocio. En este post, vamos a exponer las principales de este nuevo año de la forma más comprensible y breve posible, teniendo siempre en cuenta la incertidumbre de la puesta en marcha de este tipo de medidas con el panorama político actual.

Principales novedades fiscales del 2020

1. Cambios en las modificaciones del IVA ​intracomunitario

Este IVA se aplica para la compraventa de bienes y servicios entre los países miembros de la Unión Europea. Así que, si en vuestra empresa se realiza este tipo de compras y de ventas entre países miembros, tened en cuenta que a partir del 1 de enero han entrado en juego lo que se llaman las quick fixes. Estas son una serie de medidas tendentes a armonizar y simplificar el IVA para el comercio intracomunitario de bienes.

Estas soluciones rápidas, según su traducción al castellano, hacen efecto en cuatro planos que podréis consultar en la directiva (EU) 2018/1910 y Reglamentos de Ejecución (UE) 2018/1909 y 2018/1912.

2. Los módulos de los autónomos no cambiarán en el año 2020

En el caso de que tributéis por este modelo, habéis de presentar de manera trimestral (en abril, julio, octubre y enero) el modelo 131 para poder hacer frente a los pagos fraccionados del IRPF.

Se mantienen para el ejercicio 2020 la cuantía de los índices, signos o módulos, tanto como las instrucciones de su aplicación. Asimismo, se mantiene la reducción del 5 % sobre el rendimiento neto de módulos derivada de los acuerdos alcanzados en la Mesa del Trabajo Autónomo. Por otra parte, también los límites serán los mismos que estaban vigentes en 2018 y 2019.

Debemos destacar que la intención de Hacienda es reducir el ámbito de aplicación del sistema de módulos, utilizándolo exclusivamente para autónomos que presten servicios para particulares.

3. Cambia la forma de presentación del IRPF

A partir de este año, habrá que incluir el Número de Identificación Fiscal (NIF) de la contraparte de cualquier operación en los libros de ventas e ingresos, así como en los de gastos y compras.

4. Impuesto de sociedades: cesión de datos fiscales

Los empresarios podréis conocer vuestros datos fiscales antes incluso de presentar la declaración de IVA. El contribuyente podrá obtener información fiscal que le proporcionen las entidades financieras, lo que conlleva una serie de facilidades para las empresas, ya que supone una mejora en la identificación de errores y una mayor seguridad en la presentación de las autoliquidaciones.

5. Creación de las Administraciones de Asistencia Digital Integral (ADI)

Para aquellos contribuyentes que necesiten asesoramiento personalizado, estos centros atenderán vía telefónica y por medios electrónicos. La prueba piloto de este proyecto comenzará en Valencia en otoño de este año.

También te va a interesar: Por qué es necesario contar con un asesor fiscal.

6. Operaciones con Reino Unido pos-Brexit

Como ya todos sabemos por los resultados de las últimas elecciones en Reino Unido, este país va a abandonar la UE, lo que afectará, en mayor o menor medida, a las empresas que realicen operaciones con dicho país. Las operaciones, como consecuencia de la separación, dejarán de ser intracomunitarias para convertirse en importaciones y exportaciones.

Es importante que sepáis que estas operaciones, ya extracomunitarias, están exentas de IVA y que existirá la obligación de solicitar el EORI y pasar por los trámites aduaneros necesarios y a dejar de declarar estas operaciones en el modelo 349 de operaciones intracomunitarias.

Estas, pues, son las claves de asesoría fiscal de las empresas que tenéis que tener en cuenta en este año 2020. Esperamos que os haya sido útil esta información y os deseamos un buen año para todos y cada uno de vuestros negocios.

El mundo del trabajo está regulado por gran cantidad de normativa. Además, esta se actualiza permanentemente cambiando sus cláusulas más importantes. Incluso es sustituida por nueva legislación que trata de adaptarse a los cambios sociales. Por ello es fundamental que tengamos asesoria laboral en nuestra empresa.

Razones principales para tener una asesoría laboral en un negocio

En líneas generales, te diremos que un asesor en materia laboral ayudará enormemente a que tu empresa cumpla con todas esas leyes que antes te citábamos. Pero, sobre todo, cumple las siguientes funciones para un negocio.

1. Elaboración de contratos

Cuando contratamos un trabajador, el primer paso es hacerle el contrato. Pero, con arreglo a la legislación laboral, debes saber que hay contratos de varias clases. Pueden hacerse, por ejemplo, a tiempo total o parcial, temporales o indefinidos y de formación. Si contamos con un buen asesor laboral, este nos indicará cuál es mejor para nuestra empresa y también se encargará de explicar al empleado las condiciones de forma profesional.

2. Preparación de nóminas

Así mismo, los trabajadores, al cobrar su sueldo, tienen derecho a recibir una nómina por escrito donde consten los ingresos brutos y netos, las cotizaciones a la Seguridad Social y su aportación al desempleo, entre otros conceptos. También, en este caso, será el asesor laboral quien se encargue de elaborarlas correctamente. Piensa que así te evitas problemas ante posibles reclamaciones de los propios trabajadores o del Estado.

3. Gestiones con la Seguridad Social

Al igual que Hacienda, la Seguridad Social es un organismo que va a acompañarnos en nuestra labor empresarial. En él tendremos que presentar las altas y bajas de trabajadores y también los boletines de cotización por ellos de forma mensual. Esta labor es otra de las que llevará a cabo un asesor laboral, velando por que todo esté ejecutado con arreglo a las leyes.

También te va a interesar: ‘Asesoría externa a empresas, la mejor solución sin duda’.

4. Preparación de los documentos cuando termina la relación laboral

Nuestra relación con un empleado puede terminar porque este abandone la empresa o porque nos veamos obligados a despedirle. En cualquiera de ambos casos, las normas señalan que tiene derecho a cobrar una serie de días por año trabajado y, en caso de despido, dictaminan cuándo es procedente o improcedente. De orientarnos sobre todo ello y de elaborar los correspondientes documentos se encarga el asesor laboral como experto.

5. Asistencia cuando tenemos una inspección de trabajo

Como sabrás, los órganos competentes en materia de Trabajo tienen, entre sus potestades, la de inspeccionar nuestra empresa para comprobar si nos ajustamos a las normas laborales. Revisarán toda nuestra documentación al respecto y probablemente nos harán muchas preguntas, incluyendo las referidas a la seguridad en el trabajo. Por ello, también es importante que contemos con un asesor que nos represente en ese caso y pueda hablar de tú a tú con el inspector.

6. Asesoramiento sobre subvenciones

Seguramente habrás visto que el Estado, las comunidades autónomas e incluso los ayuntamientos, a través de sus distintos organismos, ofrecen subvenciones en materia laboral. Por ejemplo, por la conversión de contratos temporales en fijos. Salvo que leamos el Boletín Oficial del Estado todos los días, es imposible estar al tanto de todas las que aparecen. Y también entender si podemos acogernos a ellas. Este es otro punto del que nos informará cumplidamente un asesor laboral.

En conclusión, un asesor laboral simplificará mucho tu trabajo al encargarse de todas las cuestiones y trámites relativos a los trabajadores de la empresa. Y todo ello aportando su solvencia profesional que te garantice que haces las cosas con arreglo a las leyes.

La gran mayoría de empresas cuentan con una asesoría como servicio externalizado. Y si es así por algo será. La gestión integral de una asesoría externa abarca numerosas áreas, como, por ejemplo: contabilidad, contratos laborales, legislación, convenios colectivos, gestión de nóminas, marketing, recursos humanos, etc.

Si no cuentas con una asesoría externa en tu empresa, continúa leyendo, ya que esta información te interesará.

 

También te va a interesar: Diez claves en el buen asesoramiento de una empresa

 

Razones para contar con una asesoría externa

 

Razones para contar con una asesoría externaLa dirección de la empresa ha de estar centrada en el buen funcionamiento de la misma y en su estructura integral. Debido a este hecho, el resto de servicios normalmente están externalizados (recursos humanos, asesoría, gestoría, limpieza, etc.). Las razones de contratar a una asesoría externa a empresas, son variadas e importantes, de ahí que te las queramos explicar.

 

1. Experiencia, profesionalidad y especialización

Una asesoría externa tiene más conocimiento que tú en determinadas materias. Este servicio cuenta con contables, gestores administrativos, profesionales en finanzas, etc. Estos profesionales cuidarán tu negocio y harán que el tiempo que empleabas en estos temas que ahora quieres externalizar, puedas dedicarlo a otras áreas de la empresa que más lo necesiten.

 

2. Claridad y objetividad

Una persona ajena a tu negocio siempre te hablará de frente, ya que no tendrá ningún interés en tu empresa más allá del profesional. Te orientará en los pasos a seguir y te ayudará a ver las nuevas oportunidades. Siempre hará todo lo posible para que tu organización mejore en sus resultados y sea más eficiente.

 

3. Coste

Algunas empresas pueden optar por la fórmula de formar a sus directivos y trabajadores en áreas que no son de su competencia, como puede ser el caso del marketing o la contabilidad. No obstante, ¿has calculado el coste en términos económicos y de tiempo que supone para tu negocio y que le resta valor al objetivo principal de la empresa o del área en concreto? Piénsalo.

¿Estás convenciéndote de las ventajas que supone la contratación de una asesoría externa?

 

4. Salir de la zona de confort

Vivimos inmersos en una multitud de cambios en el ámbito económico, social, laboral y tecnológico. Quedarte en la rutina te dejará fuera del mercado. Necesitas centrarte en los nuevos mercados económicos, en las nuevas oportunidades de negocio que pueden abrir más puertas y ventanas en tu empresa. Un asesor externo, en cualquier materia, siempre

te empujará a que realices los cambios para que tu empresa se adapte al siglo XXI.

 

5. Tiempo

La contratación de un asesor externo no ha de ser indefinido; durarán el tiempo que tú precises o el que se fije hasta conseguir los resultados.

 

Razones para contar con una asesoría externa

 

6. Oportunidades de crecimiento

Una persona ajena a tu empresa siempre te ayudará a detectar con mucha más facilidad las áreas potenciales de crecimiento en tu actividad. Te podrá orientar identificando nuevos productos o servicios o la forma de hacer eficiente un determinado proceso, siempre con el objetivo de que la empresa crezca más.

 

7. Identificación de problemas

¿Cuántas veces el problema no hubiera sido tal si se hubiera identificado a tiempo? Es recomendable que cuentes con asesoramiento externo por este motivo. De esta forma detectarás los problemas con más agilidad y facilidad.

 

8. Actualización

Las áreas contables, laborales y fiscales están en permanente cambio. Un profesional en estas materias te ayudará a estar lo más actualizado posible en leyes, mecanismos y procedimientos.

Hoy en día es fundamental contar con este servicio, ya que las empresas en su estructura directiva están centradas en la búsqueda de nuevas líneas de negocio y de clientes potenciales. Disfrutar de este servicio hará que tu empresa se centre en lo verdaderamente importante, es decir, en su crecimiento y rentabilidad.

 

Diez claves en el buen asesoramiento de una empresa

El asesoramiento de una empresa tiene que seguir unos pilares para que sea exitoso. Este artículo ofrece las principales claves que tienes que conocer para que el consejo que recibas sea provechoso para tus intereses profesionales.

 

Las principales claves del asesoramiento empresarial

 

Lo principal que has de tener en cuenta es que un asesor de empresas ha de cumplir estas condiciones. Si quieres que un profesional te pueda ayudar bien, comprueba que está a la altura; con estas pautas va a resultar mucho más fácil hacer la prueba.

 

1. Conocimiento

Este es un punto sine qua non porque, de lo contrario, te vas a ver en varias situaciones embarazosas porque un asesor que no conozca es un peligro para su cliente. Un asesor de empresas ha de saber de lo que habla y conocer, no solo la legislación, sino también el mercado en el que se mueve la compañía.

2. Experiencia

Lo ideal es que un asesor tenga experiencia en la materia, porque así será más fácil que pueda aplicar los conocimientos. Si es posible, mejor elige un profesional que cumpla esta condición porque te ahorrarás contratiempos derivados del desconocimiento.

3. Servicio multidisciplinar

Lo mejor es contar con un asesor que te pueda dar respuesta en varias materias, desde la fiscalidad a la contratación o la contabilidad. Este es el motivo por el que muchos autónomos y PYMES optan por asesorías externas especializadas. Recuerda que el tiempo es oro y que, en la medida de lo posible, no te conviene perderlo.

 

La mayoría de los profesionales necesitan un asesor y conocer sus puntos básicos te resultará útil. También te va a interesar «La importancia de tener contratada una buena asesoría de empresa«

 

4. Precio del servicio

No es un secreto que los precios son determinantes, pero nunca renuncies a la calidad por ahorrar unos pocos euros. Es recomendable que compares precio, sí, pero también prestaciones y servicios porque, a la larga, las cuentas hay que hacerlas considerando todas estas cuestiones.

5. Confianza

Este es otro de los condicionantes imprescindibles cuando vas a trabajar con un asesor de empresa. Si el profesional no te inspira confianza, lo mejor es que busques a otro y no pierdas el tiempo. Esta premisa es fundamental para que la relación profesional pueda fluir correctamente.

6. Actualización

Los profesionales del asesoramiento de empresas tienen que tener los conocimientos actualizados. Recuerda que hoy la realidad cambia en muy poco tiempo y, en consecuencia, es bueno que compruebes que tu asesor no está desfasado. Esto, a la larga, es determinante porque marca la diferencia en tu sector de actividad.

 

Las principales claves del asesoramiento empresarial

7. Coordinación

La coordinación va pareja a la confianza en el profesional, pero esta sí es una cualidad que ha de tener tu asesor. Los asesores de empresa han de ser personas proactivas que puedan acompasarse contigo y facilitarte las cosas, no complicarlas. El resultado práctico es que el profesional te puede ayudar a marcar la diferencia y aportar un valor añadido.

8. Planificación

La planificación es fundamental para evitar problemas y ganar en eficiencia. El profesional del asesoramiento ha de poder proponer una planificación de obligaciones y compartirla contigo. Esto servirá para adelantarte a los imprevistos que se puedan presentar.

9. Dirección

Un asesor responsable ha de poder dirigir aquellas cuestiones que le competen y dar soluciones. En definitiva, y sin extralimitarse en sus funciones, ha de ser una persona con liderazgo.

10. Capacidad de reinventarse

El mundo empresarial cambia con suma rapidez y, por qué no decirlo, el mundo del asesoramiento profesional también. Un profesional contrastado ha de poder reinventarse para que todo el proceso sea más sencillo.

 

Tener una buena asesoría de empresas es fundamental para tu negocio, tanto si eres autónomo como si diriges una sociedad. Te descarga del tedioso trabajo de estar al tanto de las normas legales. Y, además, se ocupa de hacer por ti todos los documentos necesarios para que cumplas con tus obligaciones fiscales y laborales. Incluso te orienta respecto a posibles subvenciones a las que puedes acogerte.

¿Qué te ofrece una asesoría?

Una asesoría fiscal y laboral está integrada por profesionales cualificados que tienen dilatada experiencia en asuntos de contabilidad, impuestos y legislación. Al contratar una, tendrás la tranquilidad de estar haciendo las cosas bien y con un coste muy reducido. Los servicios más importantes que te ofrece una gestoría de empresas son los siguientes.

1. Elabora la contabilidad de tu negocio

Si estás a la cabeza de una sociedad limitada o anónima, sabrás que esta debe llevar una contabilidad oficial. Y que debe hacerse con arreglo al Plan General de Contabilidad y a otras pautas legales. Incluso, si eres un trabajador autónomo también tendrás que elaborar este tipo de documentos por si te los pide la Administración.

La contabilidad del autónomo es más sencilla que la anterior, pero también tiene su complejidad. Si contratas una asesoría, se encargará de hacer todo este trabajo por ti. Y, además, con la garantía de que estará bien realizada, lo cual te evitará sorpresas desagradables.

2. Calcula y presenta tus impuestos

El Impuesto de Valor Añadido, el I.R.P.F. o el Impuesto de Sociedades son algunas de las obligaciones tributarias que existen en España. Y cada uno de ellas se calcula de manera diferente. En consecuencia, para tener al día todos tus impuestos es casi imprescindible que contrates una asesoría. Esta cuenta con profesionales cualificados que se dedican justamente a eso.

 

¿Qué te ofrece una asesoría?

 

3. Se ocupa de la gestión laboral de tu negocio

El otro aspecto fundamental de tu negocio es el tema laboral. Si tienes empleados, deberás hacerles contratos, abonar sus seguros sociales y realizarles nómina mensual. Incluso si eres autónomo sin trabajadores te interesará saber qué base de cotización es la mejor para ti y otras cuestiones relativas a tu vida laboral. De hacer todo ello y simplificarte estos trámites a veces muy complicados se encarga una asesoría empresarial.

4. Te informa sobre ayudas y subvenciones

Tu asesor está al día de las novedades que surgen en el ámbito mercantil. Esto incluye cambios en las leyes y reglamentos, pero también la creación de subvenciones para los negocios. Si considera que cumples los requisitos necesarios, te informará de esas ayudas para que puedas acogerte a ellas con el beneficio económico que ello te supondrá.

5. Te ahorra dinero

Aunque lógicamente tienes que pagar a tu asesor, este te ahorrará mucho dinero. Al hacer bien tus declaraciones de impuestos, evitará que tengas sanciones. Y, además, siempre te costará mucho menos dinero que tener una persona en plantilla que se encargue de elaborar tus documentos fiscales y laborales.

6. Te proporciona tranquilidad y tiempo libre

Finalmente, pero no menos importante, un asesor te da tranquilidad. Saber que tienes todos tus asuntos legales en manos de un profesional hace que no tengas que preocuparte de si estarán correctos. En el mismo sentido, cuando no tienes que encargarte de los temas burocráticos, cuentas con más tiempo libre para dedicar a tu negocio o, sencillamente, para realizar aquellas actividades que te gustan.

Visto todo esto, podemos concluir que tener un asesor empresarial es imprescindible para ti, tanto si eres autónomo como si diriges una sociedad. El mundo fiscal y contable es muy complejo y un profesional te ahorra tiempo y dinero, además de proporcionarte tranquilidad.