fbpx

La asesoría a un autónomo en diez claves

Todo autónomo o cualquier tipo de empresa requiere tener la mejor organización posible en todos los ámbitos (recursos humanos, contabilidad, gestiones administrativas en general, etc.). Una correcta organización, te supondrá un ahorro en costes y tiempo efectivo de trabajo, tanto para ti como para tus empleados. Por ello te dejamos aquí los mejores consejos en la asesoría a un autónomo.

Consejos para una mejor organización

Sabemos que en algún momento has pensado en la posibilidad de organizarte mejor con la contabilidad o con los impuestos. Por este motivo, queremos facilitarte una serie de consejos para ayudarte en las tareas de tu día a día.

Final de mes

Muchas veces tendemos a pensar que hay que cobrar lo más rápido posible y alargar el pago de nuestras obligaciones, pero no ha de ser así. A final de cada mes o de cada trimestre es recomendable que revises los cobros y pagos pendientes, así como el nivel de fiscalidad que se haya generado. Si los impuestos a pagar han subido mucho, es aconsejable que retrases la entrega de un producto o servicio para que entre en la tributación del mes siguiente.

Cuenta bancaria exclusiva

Tener una cuenta bancaria personal y otra para la actividad de la empresa es lo más recomendable. ¿Te imaginas una inspección de la Administración Tributaria en la cual tengas que facilitar un extracto de una cuenta bancaria en la que estén reflejados tus gastos personales?

Pagos bancarios

Revisa todos los pagos que realices por tu banco para que no se te olvide incluir ningún gasto. Una vez tengas el extracto bancario, compáralo con el extracto contable de gastos. Si no hacemos esto, nuestra factura con la Administración Tributaria podría ser más elevada.

Pago por medios telemáticos

El pago con tarjeta y transferencia es mucho más recomendable que pagar en efectivo. Pagar con este último método, implicaría un auténtico lío en las cuentas de la empresa.

Justificantes de pago

Cada vez que te faciliten un justificante de pago en papel, fotografíalo o escanéalo para que posteriormente procedas a su contabilización; hay aplicaciones móviles para escanear los justificantes que te presenten.

Planifica tu renta

Si llevas un control de las retenciones de IRPF que aplicas en tus facturas, así como de los pagos del Modelo 130, podrás planificar la declaración de la renta y así conocer con antelación el pago a realizar o el abono que te corresponderá. De esta forma, podrás planificar mejor tu vida.

Con toda probabilidad, estamos seguros de que con estas medidas te hemos convencido de la importancia de llevar un control y orden en la contabilidad. No obstante, te explicamos unas cuantas más.

asesoría a un autónomo

Programas informáticos

Debido al avance tecnológico que se está experimentando en todos los ámbitos, si quieres tener más tiempo libre y menos quebraderos de cabeza, hazte con programas que te ayuden a gestionar la contabilidad.

También te va a interesar: 10 claves en el asesoramiento de un autónomo

Reduce deuda

Uno de tus objetivos prioritarios ha de ser la reducción de deuda. Ello implicará tener las cuentas saneadas para afrontar los pagos con total tranquilidad o para generar nuevas inversiones en la propia empresa o en otros ámbitos.

Calendario

Como autónomo, tendrás que tener un calendario donde se indiquen las fechas claves para el abono de todos los impuestos que te correspondan. Las fechas de pago y los plazos son importantes para cumplir con las obligaciones fiscales.

Asesoría

Teniendo en cuenta la importancia de la contabilidad, la asesoría a un autónomo es fundamental hoy en día. Por este motivo, tienes la posibilidad de contratar a un asesor externo para que te ayude en este ámbito y te aconseje sobre las mejores decisiones a tomar para tu empresa.

Siguiendo estos consejos que te hemos facilitado, comenzarás a tener la contabilidad en orden y a disfrutar de más tiempo libre, para ti y para los tuyos.

Por qué es necesario contar con un asesor fiscal

¿Eres o te has planteado ser trabajador por cuenta propia? En ambos casos, en la actividad diaria, debes conocer que el asesoramiento a autónomos puede ayudarte con los impuestos o tributos. No obstante, son muchos los profesionales que desconocen, todavía, la necesidad de contar con un asesor.

 

Por qué es necesario contar con un asesor fiscal

 

Si todavía no conoces la importancia de este profesional, sigue leyendo: te contamos por qué es necesario contar con esta figura.

Cuando te das de alta como autónomo y empiezas a facturar o, incluso antes de comenzar tu actividad, lo más normal es que te surjan bastantes dudas en tu día a día. Especialmente en relación con el pago de tributos, teniendo en cuenta la elevada carga fiscal que soportan los autónomos. No es de extrañar que, por este motivo, sean muchos los trabajadores por cuenta propia que disponen de la ayuda de un asesor, tanto en el día a día de su trabajo como antes de empezar a cotizar.

¿Es realmente necesario tener asesoramiento si eres autónomo? La respuesta es rotunda: . A continuación, te detallamos el por qué.

 

También te va a interesar: Último trimestre del año para los autónomos: qué debo saber

 

Optimización de tiempo

Si eres autónomo, sabrás que el tiempo es oro. Comprobarás que, perder tiempo de trabajo, supone ingresar menos. Por este motivo, lo ideal es que dejes en manos de un asesor toda la gestión de tu actividad. Así, tendrás todo el tiempo del mundo para tu negocio, despreocupándote de todo lo demás.

 

No tendrás ninguna duda

En el momento en el que te diste de alta en el RETA, seguro que lo siguiente que hiciste fue mirar o estudiar todas las obligaciones que contraías. En ese momento, como trabajador por cuenta propia, seguro que sentiste un profundo agobio: «¡Cuántas cosas debo presentar o justificar!».

No te preocupes. Un asesor fiscal te aportará toda la información tributaria para que no tengas ninguna duda de los impuestos a pagar.

 

Complejidad de las gestiones: evita problemas con Hacienda

Hay muchos modelos que presentar durante el año. La mayoría de ellos son realmente complicados. ¿Has calculado cuánto tiempo pierdes en entenderlos y el posible coste que puede suponer el realizarlos mal? La Agencia Tributaria no pasa ni una. Da igual el modelo que sea, las cantidades o los errores que existan en los documentos. Si algo está mal, te penalizará o pedirá justificantes de todos los movimientos. Con un asesor, no solo evitas estos problemas, sino que también, en caso de inspección, cuentas con alguien que te defiende y apoya ante Hacienda.

 

Complejidad de las gestiones: evita problemas con Hacienda

 

Aplicar deducciones y pagar menos impuestos

Sí, se pagan muchos impuestos. Pero, por si no lo sabes, un asesor fiscal te ayudará a aplicar las deducciones que consigan aminorar, legalmente, tu carga de impuestos todos los meses o trimestres.

Esto lo notarás especialmente cada mes de abril, cuando es momento de rendirle cuentas al fisco. En la declaración de la renta, podrás aplicarte todas las deducciones que consigan pagar menos impuestos en el IRPF o incluso que te lleguen las cantidades pagadas de más.

Asimismo, ocurre lo mismo con el IVA. Podrás aplicarte todas las desgravaciones posibles, además de no pagar el soportado en el caso de que realices operaciones intracomunitarias.

 

¡No se te pasará ninguna fecha!

Por último, es importante que sepas que un asesor te informará de todas las fechas de importancia para tu negocio. En el pago de impuestos, debes cumplir con unas fechas estipuladas. El asesor te ayudará a presentar a tiempo todas tus declaraciones o modelos.

¿Es necesario recibir asesoramiento si eres autónomo? Disfrutar de este profesional no solo te evitará quebraderos de cabeza, sino que además lograrás optimizar tu tiempo y recursos.

 

10 claves en el asesoramiento de un autónomo

El asesoramiento de un autónomo comprende muchos aspectos. Por eso, es importante tener claras las claves necesarias para que no se te pase nada. ¡Te dejamos diez de las más importantes!

 

Puntos clave para el asesoramiento de autónomos

 

Hay muchos puntos fundamentales que se deben tener en cuenta en relación con el asesoramiento de autónomos, como los impuestos a pagar, los distintos modelos, el alta o las bonificaciones.

 

1. El Documento Único Electrónico

En la actualidad, se puede tramitar el alta mediante el Documento Único Electrónico. Esto te ahorrará tiempo, sobre todo desde una asesoría que, además, te indicará cómo presentarlo conjuntamente con el alta en la Seguridad Social y en Hacienda.

 

2. Alta en la Seguridad Social

Aunque se puede presentar vía online, ten en cuenta que se debe hacer en los sesenta días antes a iniciar tu actividad. No obstante, la cotización comenzará el día que el autónomo inicie la actividad. Para ello, presentarás el modelo TA0521, la fotocopia de alta en Hacienda y el DNI o equivalente.

 

3. Alta en hacienda

Para darte de alta en hacienda, tendrás que presentar la declaración censal con tus datos personales, el lugar donde esté tu negocio y la actividad a la que te dedicas. Se trata de los modelos 036 o 037, los cuales dependerán de muchos rasgos que los profesionales tendrán en cuenta. Los que realicen operaciones intracomunitarias o los que tengan regímenes especiales de IVA necesitarán otro modelo diferente.

 

También te va a interesar: La asesoría para autónomos, fundamental si no queremos problemas con Hacienda.

 

4. Licencias de obras y aperturas

Otra cuestión clave para los autónomos es la de las licencias de aperturas y obras. Se trata de conseguir el permiso del ayuntamiento correspondiente para poder realizar una actividad económica en un local. El coste dependerá del tamaño de tu local, de la actividad que realices y de la importancia comercial de tu ubicación.

 

5. La apertura del centro de trabajo

La apertura del centro de trabajo deberá comunicarse en ciertos plazos que se te indicarán para que no tengas que preocuparte. La autoridad legal competente deberá tener, además, información sobre la ampliación de esos centros, las instalaciones o los traslados.

 

6. Los libros de visita

Ya no tienes que contar con libro de visitas. Desde 2016, se ha sustituido por las notificaciones por escrito y las diligencias. Un proceso en el que una asesoría puede ser clave para hacerlo correctamente.

 

 

 

Puntos clave para el asesoramiento de autónomos

 

7. Bonificaciones para autónomos

Otro aspecto importante es el de las reducciones de la cuota de autónomos. A lo largo de los primeros dieciocho meses a partir de darte de alta, contarás con una reducción de un 50 %. Una ayuda inestimable para fomentar tu negocio.

 

8. El IRPF

Los autónomos deberán tributar por el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, mediante el método de estimación objetiva o normal, de forma trimestral. Según el tipo de negocio que gestiones, podrás deducirte ciertos aspectos u otros.

 

9. El IVA

El IVA es uno de los impuestos más importantes para los autónomos. Normalmente, el impuesto será del 21 %, pero puede que te beneficies del 10 % o del 4 % según tu negocio. Para gestionar el IVA, hay muchos pasos a tener en cuenta y deducciones diferentes, según la actividad a realizar.

 

10. Operaciones con terceros

Si superas los 3005,06 € anuales, debes tramitar el modelo 347. Además, si habitualmente te dedicas a operaciones con terceros, deberás presentar otros modelos distintos.

Hoy en día, el asesoramiento que necesitan los autónomos abarca muchos aspectos. Aquí has podido conocer algunos de los más importantes para comenzar a trabajar por cuenta propia.

 

Si eres trabajador por cuenta propia, como en el caso de los que desempeñan su trabajo por cuenta ajena, tienes que cumplir tus obligaciones ante la Administración tributaria; no hacerlo te supondrá un coste en muchos sentidos (económico, legal…) y muchos dolores de cabeza. Por eso queremos explicarte las líneas generales de tus obligaciones fiscales para el último trimestre del año: las fechas, los impuestos que debes abonar, los modelos a presentar, etc.

Líneas generales

 

Los autónomos tienen la obligación de presentar de forma periódica una serie de documentos a la Agencia Tributaria con el objetivo de cumplir sus obligaciones fiscales. Se trata de practicar las autoliquidaciones de los documentos establecidos, que se presentan en líneas generales de forma trimestral. Ten en cuenta que ha llegado el último trimestre para los autónomos.

Fechas destacadas

 

Te explicamos las fechas destacadas en tu relación con Hacienda, aportándote un calendario básico con el que no se te pasarán las fechas clave.

1. Del 1 al 30 de enero

A) IRPF. Como cada 3 meses, hay que pagar este impuesto, en este caso del cuarto trimestre. Tienes que declarar las retenciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas usando el modelo 130.

No olvides que también hay que declarar por este concepto las retenciones de alquiler que hayas practicado sobre un local o inmueble para el desarrollo de una actividad económica; en este caso, y a pesar de tratarse del mismo impuesto, el modelo que has de utilizar cambia, siendo el modelo 115; en este caso, el tramo para declarar este concepto va del 1 de enero al 21 de enero. El 115 también tiene un equivalente anual, que es el modelo 180, que comprende todas las declaraciones trimestrales.

 

Los autónomos tienen la obligación de presentar de forma periódica una serie de documentos a la Agencia Tributaria 

 

Además, tendrás que declarar las retenciones practicadas a trabajadores, profesionales o empresarios mediante el modelo 111; las fechas para presentar dicha declaración van del 1 de enero al 21 de enero.

Como complemento al resto de declaraciones, existe un modelo que hay que entregar de forma manual a Hacienda (modelo 190), en el que se resumen las declaraciones contenidas en el modelo 111; el periodo designado para su presentación abarca todo el mes de enero.

B) IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido). También has de presentarlo de forma trimestral, en este caso mediante el modelo 303. Tienen la obligación de presentar esta declaración todas aquellas empresas (pequeñas o medianas, autónomos…) que desempeñen cualquier tipo de actividad económica.

En este caso, los autónomos también tienen que presentar el modelo 390. Con esta declaración informativa se resumen las declaraciones informativas que se hayan realizado a Hacienda durante el año; tienes de plazo todo el mes de enero para practicar esta declaración.

C) Dentro de este periodo también habrás de presentar las declaraciones recapitulativas de las operaciones intracomunitarias, si es que has efectuado alguna, haciendo uso del modelo 349.

 

También te va a interesar: La asesoría para autónomos, fundamental si no queremos problemas con Hacienda.

2. Hasta el 31 de enero

También tendrás que presentar declaraciones informativas del último trimestre en la cesión de uso de viviendas con fines turísticos, usando el modelo 179. Este impuesto no es habitual entre los autónomos, a excepción de que tengas relación con ese sector.

3. Desde el 1 hasta el 28 de febrero

Durante este periodo te toca presentar el modelo 347. Se trata de un modelo informativo en el que se especifica la suma de las operaciones realizadas por la empresa (compras y ventas), siempre que sean superiores a 3005,06 €.

Ya ves; en la recta final del año tendrás que encarar tus últimas obligaciones con Hacienda; de esta forma cerrarás el año sin preocupaciones y te olvidarás hasta el siguiente trimestre.

 

El trabajo de una asesoría para autónomos o PYMES es fundamental para evitar problemas fiscales. Este artículo te da algunas claves prácticas acerca las situaciones que te puedes ahorrar gracias a un profesional contrastado.

Las razones por las que un autónomo ha de tener un asesor fiscal

La complejidad de la organización empresarial obliga a delegar funciones. Lo curioso es que, aunque seas autónomo o microempresario, también te puedes encontrar con problemas por no conocer la normativa. Tienes que recordar un axioma básico, y es que el desconocimiento de la ley no te exime del cumplimiento. La Agencia Tributaria cumple este principio hasta las últimas consecuencias.

La mayoría de los autónomos desconocen gran parte de sus obligaciones tributarias. Esto es normal porque la documentación, para la gente del común, tiene un alto grado de especialización. El asesor fiscal y contable es el profesional que te puede ayudar ante la Agencia Tributaria porque es conocedor de la normativa y de lo que afecta a tu negocio.

Te explicamos cuáles son las razones por las que contar con un asesor te ahorrará problemas ante Hacienda. Es bueno que los conozcas porque, a la larga, te va a compensar.

1. Tendrás los papeles en regla

Un asesor fiscal se encarga de tramitar el alta en los epígrafes de IRPF, el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI), el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) o la licencia de apertura de un local. La idea es que no te tengas que preocupar por falta de conocimiento porque, en caso de equivocarte, te expones a sanciones e inspecciones.

Otro aspecto igualmente importante es el de la contabilidad. Tu asesor se encargará también de actualizar los libros contables y presentar el balance y las cuentas anuales ante el Registro Mercantil.

 

Las razones por las que un autónomo ha de tener un asesor fiscal

 

2. Presentarás las liquidaciones tributarias en tiempo y forma

Los principales tributos que han de asumir los autónomos y PYMES son el IVA, el Impuesto de Sociedades y el IRPF. Es fundamental que presentemos las liquidaciones en su momento para no ser multados, pero igualmente lo es que sepamos cómo y cuánto hay que liquidar. Lo cierto es que los autónomos suelen desconocer las deducciones y bonificaciones a las que tienen derecho.

El resultado práctico es que, si desconoces la normativa, es probable que pagues más o, lo que es peor, que te sancionen por no saber presentar los documentos. Es por ello que contar con un asesoramiento especializado te ahorra problemas.

3. Dispondrás de un asesoramiento especializado

El asesoramiento especializado tiene la ventaja de que resultará más fácil optimizar tus recursos. Esto es bueno porque un profesional te podrá decir cómo y cuándo realizar tus trámites. En consecuencia, el autónomo no se tendrá que preocupar por estas gestiones que resultan engorrosas.

4. Ganarás en tranquilidad

El autónomo que delega en un asesor gana en tranquilidad porque minimiza el margen de error. Hay muchos precedentes de sanciones sin que haya un dolo de por medio. Lo cierto es que la inmensa mayoría de los profesionales, autónomos y PYMES optan por un asesor porque esto les ahorra problemas. La consecuencia, a medio plazo, es que no te tendrás que preocuparte por determinadas cuestiones.

5. Ahorrarás dinero

Los autónomos que delegan en un profesional acaban ahorrando dinero. En primer lugar, porque no tienen que dedicar tiempo a tareas que desconocen y que, además, hacen peor. El segundo motivo de peso es que los consejos de un asesor les permiten pagar solo aquello que les corresponda.

Si buscas una asesoría para autónomos, te resultará más sencillo cumplir con tus obligaciones fiscales. Esta es una de las mejores inversiones que harás a medio plazo.